En Vivo
 
 

Noticias

                                Periodista mexicano es víctima de detención arbitraria

Periodista mexicano es víctima de detención arbitraria

Ciudad de México.- El periodista y defensor de los derechos humanos Oliver Coronado Paz fue víctima de actos intimidatorios, detención arbitraria, desaparición forzada, amenazas y tortura psicológica por parte de elementos de la policía municipal de Orizaba, Veracruz. Las agresiones se habrían registrado los días 3 y 5 de julio de 2018. Desde el martes 3 de julio, alrededor de las 11h40 horas, mientras el periodista se encontraba esperando en una parada de autobús para dirigirse a la Universidad Veracruzana (UV), comenzó a tomar unas fotografías, al terminar guardó su celular y siguió esperando. Sin embargo, minutos más tarde arribo una patrulla de la policía municipal en la que iba un solo elemento a bordo. El elemento descendió del vehículo, entró a un gimnasio que estaba en el mismo sitio donde Oliver esperaba su parada y al salir comenzó a interrogarlo. Sin embargo, el día 5 de julio estando en esa misma parada a las 11h40 horas volvió a arribar la patrulla de policía municipal PA-35, con tres oficiales a bordo; dos de ellos portando armas largas y el tercero con una pistola en el cinturón. Al descender del vehículo, ingresaron de igual manera al gimnasio y al salir se dirigieron al fotógrafo. Uno de ellos, identificado con el nombre de Omar Damián se acercó y volvió a interrogarlo pero esta vez empuñando el arma y con el dedo cerca del gatillo. Oliver respondió los cuestionamientos, sin embargo expresó que se sentía intimidado pues nunca había ocurrido que a la misma hora, en el mismo lugar, fuera abordado de esa manera por la policía y menos mientras empuñaban su arma, sin embargo el policía únicamente se burló, le explicó que era por seguridad y que se trataba de una “entrevista de rutina” porque les habían reportado que estaba tomando fotografías. Oliver trató de informarles que eso había ocurrido dos días atrás y que había cooperado a pesar de no tener la obligación. Ante esto los policías reaccionaron de manera intimidante acercándose mucho más al periodista y gritándole que no se pusiera “pesado” y siguieron interrogándolo respecto a la toma de fotografías, además de requerirle sus identificaciones y tomando los datos de ellas. Minutos más tarde, la pareja sentimental de Oliver comenzó a tratar de comunicarse con él pues vía mensaje alcanzó a informarle que los policías se habían acercado a él. Los policías al percatarse que la pantalla del celular de Oliver se reclamaron por estar grabando, por lo que él respondió el celular para demostrarles que no era así, sin embargo reaccionar de manera más agresiva amenazando con detenerlo por responder el celular. “El oficial me gritó: “¡No contestes, no puedes contestar!” y amenazó: “Guarda el teléfono porque si no, ahora sí te voy a remitir y te voy a poner el dispositivo”. A partir de ahí en varias ocasiones uno de los policías identificado como Isidro, amenazaba con ponerme el dispositivo. En ese momento traté de informar a mi novia los nombres de los oficiales que me tenían retenido, y el número de la patrulla en la que había llegado. De nueva cuenta me gritó el oficial Isidro amenazándome: “si no guardas el celular te va a ir peor”. A partir de ese punto, una vez que yo había podido informar telefónicamente los nombres de ellos y lo que estaba sucediendo,  todos ellos se pusieron verbalmente más agresivos contra mí, en una clara intimidación hacia mi persona. Le informé a mi novia que iba a colgar porque ellos no me estaban permitiendo utilizar el teléfono”, narró Oliver Coronado para ARTICLE19. A partir de ese momento la situación se tensó y Oliver fue informado que el director de la policía municipal lo quería ver en su oficina por lo que se lo iban a llevar en la patrulla, a pesar de no haber cometido ningún ilícito, amenazándole que en caso de resistirse todo sería peor. Durante el trayecto a la comandancia, Oliver recibió nuevamente una llamada y quiso responder, sin embargo uno de ellos le quito el celular y comenzó a revisar la información que tenía en él. Al llegar a la comandancia, fue presentado en la oficina de Juan Ramón Herebia, Director de Gobernación y quien tiene bajo su mando a la policía municipal. Oliver trató de saludarlo, pero de acuerdo con la versión de Oliver, el director le respondió: “No te voy a dar la mano. Hasta que terminemos sabré si eres digno de que te de la mano”. Además me dijo que me haría cuatro preguntas, y dijo: “con eso sabré si te dejo ir o te ingreso y te doy en la madre”. Para mayor información se puede revisar en el sitio www.articulo19.org o escribir al correo comunicacion@article19.org  
Relatoría Especial preocupada por acciones para que periodistas revelen sus fuentes

Relatoría Especial preocupada por acciones para que periodistas revelen sus fuentes

Washington D.C. – La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se mostró preocupada por las intimaciones dirigidas a periodistas del Instituto de Defensa Legal (IDL-Reporteros) por parte de una fiscalía y del Congreso de Perú, que amenazan su derecho a mantener la confidencialidad de las fuentes en el contexto de investigaciones periodísticas que revelarían hechos de corrupción en el ámbito del Poder Judicial y el Consejo Nacional de Magistratura. Según la información recibida, los periodistas Gustavo Andrés Gorriti Ellenbogen, director del Instituto de Defensa Legal (IDL-Reporteros), y Rossana Cueva Mejía, directora del Programa Periodístico “Panorama”, fueron citados para el día 12 de julio a una Sesión Extraordinaria en el Congreso de la República de Perú, convocada por la Comisión de Fiscalización y Contraloría, que tiene como orden del día abordar la “Denuncia en relación a las interceptaciones telefónicas realizada[s]”. El objeto de la citación a los periodistas es para “[i]nformar la forma y circunstancias por el cual obtuvo los audios y/o documentación en relación a las interceptaciones telefónicas realizada[s]”. Además, en el documento, se le requiere “[e]ntregue a esta comisión los audios y/o documentación original que sustentaron el mencionado reportaje”.   Estos medios divulgaron a comienzos de esta semana una serie de audios en los que representantes del Consejo de la Magistratura se verían involucrados en un presunto tráfico de influencias.   A su vez, el lunes 10, la fiscalía anticorrupción habría iniciado investigaciones sobre las presuntas irregularidades denunciadas por IDL-Reporteros y Panorama. Según se informó, esa fiscalía habría dispuesto una orden de exhibición de documentos la redacción de IDL Reporteros para acceder al material y el trabajo periodístico realizado. La diligencia habría comenzado a ejecutarse, pero la misma fue suspendida. Luego de una alerta, emitida por organizaciones de la sociedad civil, el Ministerio Público en la misma fecha emitió un Comunicado de Prensa asegurando que “El Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Verlarde, reitera su respeto a la libertad de prensa y afirma que durante toda su trayectoria fiscal y personal ha sido un firme defensor de los valores democráticos de nuestra sociedad”.   La Relatoría Especial expresa su preocupación por la situación creada en torno a estos periodistas, y recuerda que cualquier medida tendiente a  incautar material periodístico, que requiera relevar fuentes o citar a periodistas en calidad de testigos, tiene un efecto restrictivo sobre la libertad de expresión. Conforme el Principio 8 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH, “todo comunicador social tiene derecho a la reserva de sus fuentes de información, apuntes y archivos personales y profesionales”.   Joel Hernández, Comisionado y Relator de la CIDH para Perú expresó que “las investigaciones sobre hechos de corrupción no deben afectar a los periodistas que, en el ejercicio de su profesión, coadyuvaron a que la sociedad conociera los hechos que ameritaron esas mismas indagatorias”.   El Relator para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza recordó que “la confidencialidad de la fuente es un elemento esencial de la labor del periodista y del papel que la sociedad ha conferido a los periodistas de informar sobre cuestiones de interés público”.   La Relatoría Especial recuerda que la importancia del derecho a la confidencialidad de las fuentes reside en que, a fin de proveer al público de información necesaria para satisfacer su derecho a recibir información, los periodistas realizan un importante servicio al público cuando recaban y difunden información que no sería divulgada si la reserva de las fuentes no estuviera protegida. La confidencialidad, por lo tanto, es esencial para el trabajo de los periodistas y para el rol que cumplen en la sociedad de informar sobre asuntos de interés público.   Fuente: Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH