São Paulo , Brasil.- Al menos 12 casos de homicídios de radialistas, blogueros, periodistas y fotoperiodistas registrados por la organización ARTIGO 19 (Artículo 19), entre 2012 y 2014 hacen parte del informe “El Ciclo del Silencio: impunidad en homicídios de comunicadores en Brasil”, lanzado en 2016, y en el que predominan los casos de impunidad. De todos los 12 casos, solo seis culminaron en la apertura de un proceso penal, de los cuales solo en tres de ellos hubo personas sentenciadas. Otro dato que llama la atención es que ninguna de las veces los autores intelectuales de los crímenes fueron responsabilizados.

Según el levantamiento realizado por ARTIGO 19, más crímenes fueron aclarados cuando se privilegió, como línea investigativa, la actividad de comunicación de la víctima como posible motivación.  También fue fundamental para la identificación de los criminales que las pruebas hayan sido juntadas rapidamente a las declaraciones. Los casos que se tornaron procesos judiciales son aquellos en que no hubo morosidad en la realización de diligencias, como las solicitudes de la ruptura del sigilo telefónico, exámenes periciales y la escucha de testimonios.

Un factor de gran importancia fue la participación de órganos especiales aún en la fase investigativa. Delegaciones especializadas en homicidios o grupos de trabajo interinstitucionales son importantes porque disminuyen el riesgo de que las investigaciones sean manipuladas y ofrezcan mejores recursos para el trabajo policial.

La actuación incisiva del Ministerio Público también contribuyó para que algunos crímenes no entren en las estadísticias del olvido.Esa participación fue positiva en un doble sentido: al realizar el control externo de la actividad policial y en la movilización de esfuerzos para la conclusão eficaz dos inquéritos.

En los casos analizados, siempre que los medios se preocuparon de denunciar activamente los atentados y en exigir la resolución de las autoridades, esa intervención fue positiva. La naturalización de la violencia letal necesita ser superada por el ejercicio de la ciudadanía.

Para ARTIGO 19, la impunidad es uno de los principales motivos para que el ciclo de violaciones contra comunicadores siga sucediendo. En un escenario como ese, muchos comunicadores acaban incurriendo en la autocensura, dejando de publicar informaciones de interés público, lo que no solo prejudica el ejercicio de la libertad de expresión, como también viola el derecho de información de toda la sociedad.

Además, según el monitoreo de ARTIGO 19, cuando hay alguna responsabilización, solo hay para los ejecutores contratados para cometer el asesinato, mientras tanto los autores intelectuales permanecem ocultos. Por eso, para combatir la impunidad de hecho, es imperativo que el Estado brasilero tambiém realice esfuerzos para identificar a los mandantes de los crímenes.

La información del informe fue divulgada con ocasión de la celebración del Día Internacional por el fin de la Impunidad de los Crímenes contra los Periodistas que se cumplió el 2 de noviembre último.

De acuerdo con la Unesco, de 2006 a 2016, 930 periodistas fueron asesinados en todo el mundo por cuenta del ejercicio de su profesión. En solo el 8% de los casos, los perpetradores de los crímenes fueron responsabilizados.

Fuente: ARTIGO 19