Tegucigalpa, Honduras/ Málaga, España.- El Comité por la Libre Expresión (C-Libre),  una coalición de periodistas y miembros de sociedad civil creada en 2001, para promover la libertad de expresión y el derecho a la información en Honduras, recibirá el VIII Premio Internacional Libertad de Prensa 2017 de la Universidad de Málaga, que propone la Cátedra UNESCO de Comunicación. El premio se entregará el 15 de diciembre próximo, en reconocimiento a su enorme trabajo  “en la defensa de la libertad de prensa en Honduras y la seguridad de los periodistas en el país latinoamericano”. 

Para su director, Edy Tábora, el premio “significa un reconocimiento al trabajo que realiza el equipo de C-Libre, en defensa y promoción del derecho a la libertad de expresión y de libertad de prensa, al exigir y promover el respeto a los derechos fundamentales de las personas que ejercen activamente estos derechos, entre ellos los periodistas”.

“El premio también nos alienta a continuar trabajando por una sociedad en la cual se respeten estas libertades públicas, tan importantes para la Democracia y el Estado de derecho”, dijo Tabora.

En Honduras se vive una grave situación de violencia e inseguridad relacionada con la libertad de expresión, lo cual convierte a periodistas, trabajadores y trabajadoras de los medios de comunicación en un sector particularmente vulnerable.

De acuerdo con el CONADEH, entre 2001 y agosto de 2017, 70 personas de este sector han sido asesinadas y el 91% de los casos se encuentra en impunidad. En las estadísticas de muerte se incluye el asesinato del comunicador comunitario, de Radio Progreso, Carlos Mejía, lo que confirma que Honduras es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y la comunicación.

Los asesinatos de personas vinculadas a los medios de comunicación son la manifestación sangrienta de los diversos ataques a la libertad de expresión en el país. Frente a ello, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) se ha convertido en un referente nacional e internacional a través de su trabajo de capacitación, asistencia legal, investigación y monitoreo de la situación de la libertad en Honduras, a la cual concibe como un derecho social que no es exclusivo de periodistas.

En anteriores ocasiones este premio ha sido concedido a la periodista congoleña Caddy Adzuba, por la defensa de la integridad de las mujeres periodistas en África; a los periódicos The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País, por la publicación de los papeles de Wikileaks; a Fran Llorente, director de los servicios informativos de Televisión Española, en reconocimiento de una labor periodística ajustada a los postulados profesionales que debe guiar a los medios públicos; a Gervasio Sánchez, por su trabajo como fotoperiodista en la denuncia de conflictos bélicos silenciados y en la defensa de la ética profesional y los derechos humanos; y a Andrés Rábago, El Roto, por la crítica sugerente de sus viñetas en el diario El País. La última galardonada fue Lucía Lagunes Huerta, directora general de la agencia multimedia Comunicación e Información de la Mujer (México).

C-Libre continuará con la demanda a las autoridades del Estado hondureño, para que se garantice la integridad física y psicológica de los periodistas y ciudadanos que ejercen el derecho a la libertad de expresión. Bajo esta demanda se debe investigar y sancionar a los responsables de los actos de violencia.

Asimismo, que se garantice la seguridad jurídica en la labor periodística, que implica la revisión y derogación de las normativas que amenazan estos derechos, entre ellos los delitos contra el honor, el delito de apología del terrorismo y el de divulgación de información bajo secretos oficiales.

Fuente: C-Libre/Radio Progreso